Laboratorios Vivos de Innovación y Cultura: Una apuesta por la innovación social en Bolívar

Por: Antonio Ortega y Kimberly Marín Verhelst
Coinvestigador y Auxiliar de investigación del proyecto.

La innovación social es el resultado del trabajo conjunto de los actores y la articulación de distintos recursos. Cajaiba-Santana, 2014.

 

El proyecto Laboratorios Vivos de Innovación y Cultura, denominado inicialmente como “Implementación de una estrategia para el uso y apropiación de la cultura como generadora de conocimiento e innovación social, a través de laboratorios sociales de investigación y creación en el departamento de Bolívar”, surge como una iniciativa público-privada implementada en Clemencia y María la Baja, por la Fundación Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, Seccional del Caribe en convenio con el Instituto de Cultura y Turismo de Bolívar (Icultur); y, financiada por el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación del Sistema General de Regalías con recursos de la Gobernación de Bolívar.

Este proyecto, pionero e innovador para la región Caribe y el departamento de Bolívar en Colombia constituyó una fuente para generar múltiples procesos en estas comunidades, desde apropiación social del conocimiento hasta de convivencia ciudadana. En este contexto, la innovación social se convirtió en una de las apuestas de los Laboratorios Vivos, como una alternativa no sólo para hacer frente al bajo conocimiento, reconocimiento y valoración del patrimonio cultural de Clemencia y María la Baja; sino, además, para vincular a sus habitantes en la elaboración de iniciativas que favorecieran el bienestar general de sus comunidades.

Es así como, el proyecto Laboratorios Vivos planteó la implementación de un programa de formación orientado a generar procesos de apropiación y uso de la cultura como una forma de producir conocimiento, que se tradujera en iniciativas con potencial de innovación social en las comunidades objeto de estudio. Este programa contó con la participación de personas de la comunidad, distribuidas en distintos perfiles de formación; y, desarrolló diferentes temáticas de formación a través de estrategias pedagógicas, como: microproyectos, actividades de popularización, el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Adicionalmente, el proyecto ejecutó una estrategia de apoyo al emprendimiento cultural, con el propósito de orientar el desarrollo de capacidades para la generación de procesos de innovación social, que permitieran a los participantes proponer iniciativas para contribuir a la solución de problemáticas sociales identificadas de manera autónoma. 

De ahí que, la propuesta pedagógica de los Laboratorios Vivos se constituyó en una de las apuestas más significativas, ya que el capital humano, la infraestructura e instalaciones, como herramientas innovadoras para estas comunidades de zonas rurales, promovieron el desarrollo de distintas dimensiones del ser y estimularon motivaciones internas en los participantes. Además de lograrse procesos de aprendizaje en torno a la apropiación social del conocimiento e innovación social, el programa de formación sirvió como pretexto para promover un mejor uso del tiempo libre, fomentar ideas nuevas y proyectos personales y colectivos, descubrir habilidades, aumentar la autoestima, y reafirmar las identidades individuales y grupales.

Como resultado, los participantes desarrollaron diferentes actividades y crearon productos culturales con la mediación del equipo del proyecto, sirviéndose de las TIC como herramientas transversales dentro del programa. Estos productos, derivados de los procesos de apropiación social del conocimiento, la valoración de la cultura, y el uso de las TIC en el marco de una metodología de investigación-creación y co-creación, fueron la principal evidencia para comprender el proceso de creación de las iniciativas que involucró diferentes ambientes de aprendizaje y experimentación en los Laboratorios Vivos.

Los Laboratorios Vivos de Innovación y Cultura apostaron por la innovación social que se evidenció, no solo en los productos y resultados obtenidos en el proyecto, sino también en los procesos sociales generados; constituyéndose en algo que va más allá de un impulso individual de un líder social. De esta manera, las diferentes iniciativas propuestas por los participantes no solo evidenciaron un proceso de apropiación social del conocimiento y de la cultura, sino que, además, exhibieron un potencial para convertirse en futuras innovaciones sociales, en la medida que, utilizando la cultura como recurso, promueven soluciones alternativas a situaciones que consideran problemáticas para sus municipios; al tiempo que se crean redes de trabajo que han redundado en la generación de beneficios para la comunidad, así como en el mejoramiento de la capacidad para actuar de ellos mismos.

One Response

  1. Hola chicos deseo conocerlos y que podamos compartir sobre nuevos proyectos a nivel empresarial y personal.
    También desearía mostrarles la iniciativa de una red de microempresarios de Cartagena y Bolívar que está consolidándose hace un año y queremos que se generen más emprendimientos y personas con ideas productivas que se pongan en marcha y generen empleo en diferentes áreas de la economía nacional e internacional. Por tal razón queremos tocar sus puertas y gestionar espacio para nuestra capacitación y desarrollo de estos proyectos.
    Agradezco su oportuna respuesta.

    Carolina Reyes
    Líder de la Red de Micro Empresarios de Bolívar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido esta protegido.