¿Ser Lideres o Ser Jefes?

Por: Norida Vanegas Chinchilla
Consultora en Innovación
Corporación MAVI

En las organizaciones el éxito y la deficiencia de su dirección se fundamentan en la capacidad de liderazgo de sus dirigentes.

En algunas empresas el liderar es definido simplemente como una situación de superioridad frente a otros individuos, pero en realidad lo anterior no reúne la verdadera función e importancia que tiene esta cualidad en las personas. Si buscamos una palabra que coincida con el auténtico significado de ser líder seria SERVICIO, pues que mejor manera de enseñar u orientar un grupo que mostrándole uno mismo el como actuar en las labores. Por otro lado, el acto de liderar en la persona debe reunir equilibradamente las habilidades y el carácter, que representa el haber y el ser.

El término Servir abarca aspectos muy amplios, ya sean sociales, religiosos, culturales y administrativos. En cuanto a la dirección de un grupo se podría resumir en cinco ámbitos primordiales que todo gran dirigente debe realizar.  El primero de ellos es ser capaz de visualizar el futuro, el ser líder es saber hacia donde se quiere llegar y que se esta haciendo para obtenerlo, provocando al mismo tiempo en su equipo la necesidad de actuar a favor de esa meta que se han propuesto en la entidad. Para alcanzarlo, debe prever el futuro y trabajar en el presente, que en otras palabras, es visionar y posteriormente anticiparse a los problemas consiguiendo aprovechar las oportunidades concedidas. Igualmente es beneficioso estar constantemente evaluando el plan de trabajo que actualmente se ejecuta porque “Es función del líder sacar tiempo hoy para cerciorarse de que habrá un mañana” (Blanchard, ken. El secreto). Para ello se puede promover unos valores o lineamientos que ayuden a orientar al personal en el modo de actuar en la organización.

En la  administración se debe tener el implicar y desarrollar a los demás. Este ámbito del liderazgo se puede analizar en dos formas, la manera de escoger el personal, el sentido de pertenencia y dedicación que tengan los trabajadores. La selección del personal es primordial para las entidades, porque de allí se podrá manejar y aprovechar al máximo las habilidades que tienen, evitando después costos innecesarios. De la misma forma, es esencial crear en el trabajador una actitud comprometida a su trabajo, logrando que su mente y su corazón luchen para alcanzar los objetivos. En definitiva, se requiere empleados previamente examinados y comprometidos con la labor que desempeñan, para enriquecer con total éxito el estilo de gestionar.

El reinventar continuamente es una de las etapas que busca desarrollar más las destrezas y facultades de un líder. La persona guía debe dedicar tiempo en mejorar sus cualidades para desarrollar un pensamiento actual e innovador. De igual modo, averiguar de qué manera puede desplegar sus conocimientos y técnicas, y así aplicarlas en su entorno. Es más, debe estar dispuesto siempre a cualquier oportunidad de entrenamiento que ayude a perfeccionar su cargo y su capacidad de liderar.  No cabe duda, que es vital entrenarse para rendir adecuadamente en la tarea, contribuyendo con teorías renovadoras en la empresa y sobretodo en su gerencia.

Los miembros del equipo son parte básica de la empresa, por eso es obligatorio su mejoramiento, así que valorar sus resultados y las relaciones entre ellos es una clave que hay que pulir en cualquier estructura.  Como es natural, para darle la categoría debida al empleado se le debe mostrar una apariencia servicial y apoyo incondicional en la realización de su puesto. Es favorable diseñar retos que los trabajadores se propongan a cumplir en la sociedad empresarial. A través de el simple escuchar y compartir, destinar tiempo para el personal, interesarse sinceramente y resaltar lo logros positivos, se ganaran triunfos en el rendimiento laboral.

El sello de todo gran líder es el encarnar valores, puesto que, de allí se percibe la credibilidad de lo que él promulga. No cabe duda, que la manera mas apropiada para formar es colocándose uno mismo como ejemplo en las ideas o convicciones que se siguen. En otros términos, el líder con sus actos afirma totalmente sus palabras y creencias, por tanto, sus seguidores serán fieles a sus conceptos y métodos de administración.

Finalmente, se puede asegurar que administrar no es un camino fácil de andar, debido a que se requiere de muchos mecanismos, técnicas y criterios para no fallar en el intento. El liderazgo es uno de ellos, pues a través de servir se pueden delegar funciones creando en el trabajador compromiso con su organización y continuo desarrollo de esta y consigo mismo. Por otra parte, si se analiza el simple concepto de administrar viene del latín administrare que significa servir, que no es mas que liderar, con esto el liderazgo y la administración van juntas de la mano y una depende directamente de la otra. Por ultimo es valido señalar, que los grandes líderes no se convierten en grandes al instante, sino que tuvieron que adiestrarse por mucho tiempo para serlo, y a pesar de esto nunca se terminaron de preparar.  

Independientemente de su cargo o titulo, las personas que quieren ser grandes líderes deben asumir una actitud de servicio a los demás” Ken Blanchard.

error: El contenido esta protegido.